Esta ciudad no es para mí (Izaskun Sánchez Aroca)

Planificadas al milímetro, las ciudades contemporáneas parecen haberse olvidado de las personas que las habitan.

Más pobladas, más grandes, más hostiles, más desiguales. Así se dibujan las ciudades del futuro. Según Naciones Unidas actualmente más de la mitad de la humanidad, 3.500 millones de personas, vive en ciudades y se espera que en 2050, siete de cada diez personas vivan en un núcleo urbano. Las ciudades ocupan un 2% del planeta, pero representan entre 60% y 80% del consumo de energía y son responsables del 75% de las emisiones de carbono. En el estado Español, según el Instituto Nacional de Estadística sólo Barcelona y Madrid están por encima del millón de personas, aunque 14 provincias superan esta cifra. Mientras el conjunto de la población disminuye, las ciudades crecen y las zonas rurales cada vez están más despobladas.

En España la configuración del territorio, sobre todo a partir de la década de los 90, estuvo fuertemente marcada por el auge de la economía del ladrillo. De hecho en 2009, justo un año después de que estallara el boom inmobiliario, la revista financiera InvestorsInsight afirmaba que “España apenas representa el 10% del PIB Europeo, y sin embargo, desde el año 2000, se han edificado en este territorio el 30% de todas las viviendas construidas en la Unión Europea”. Una burbuja fuertemente ligada a la corrupción y la especulación, que ha dejado miles de cadáveres de cemento. Sin embargo, antes de este auge España estaba inmersa en un modelo de crecimiento urbano heredado de Estados Unidos.
seguir leyendo

La calle como espacio de encuentro
“La calle se suele considerar como el espacio indiferente que se recorre entre un punto y otro, olvidando que es un espacio vital de encuentro y de creación de redes”. Así lo explica Susana J. Carmona cuando habla de El Paseo de Jane, un conjunto de derivas que apuestan por “recuperar la calle como espacio público”. Cada año, grupos vecinales y personas interesadas en el urbanismo crítico se autoorganizan en diferentes ciudades del mundo para salir a “pasear” el primer fin de semana de mayo en honor a la urbanista Jane Jacobs. Se parte de un principio sencillo: bajar a la calle, compartir las historias de cada barrio e intercambiar experiencias. Según Susana, “es muy potente pasear con las vecinas y hablar de lo que sucede y ha sucedido en las calles que se habitan. Se denuncian los problemas y conflictos, se comparten algunos logros alcanzados”. Este año en Madrid, se están autoorganizando paseos de Jane en los barrios de Arganzuela y Chamberí.
seguir leyendo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: