el paseo de Jane, cinco años tejiendo redes a pie de calle

pasea

Hace ya 5 años que empezó de manera azarosa e improvisada ‘el paseo de Jane'(1). Aquella primera vez, ni siquiera llegamos a llamarle así, sino que tomamos el Jane’s Walk de la convocatoria originaria. Ese primer Jane’s Walk en Madrid fue convocado a través de las redes sociales, sin apenas preparación previa, para ver qué sucedía, quiénes acudirían a recorrer la Gran Vía con otra mirada (entonces era su centenario y no dejaban de sucederse los eventos conmemorativos). Una reivindicativa zarzuela, la historia de las calles afectadas por el plan urbanístico que dio por resultado esa conocida calle, la evolución de los comercios, la prostitución persistente, la videovigilancia y la agresividad de unas aceras transitadas por multitudes empujadas al consumo, a la prisa y el trasiego, a no detenerse en ellas, fueron algunos de los temas que se trataron durante ese primer paseo. Las 12 personas que participamos de aquella jornada disfrutamos enormemente del encuentro a pie de calle y del compartir con desconocidos la experiencia de la ciudad en la que vivimos.

Desde aquel balbuceante comienzo sólo continúo yo, la que escribe, metida en la organización y difusión de esta iniciativa. Son muchas las que participan cada año organizando, y muchas más las que salen a recorrer las calles cada primer fin de semana de mayo en modo de homenaje a Jane Jacobs aquí en Madrid. Pero muy pocas se han animado a repetir a la hora de organizar (nuestras vidas son cada vez más precarias y complejas, la actividad es incesante y faltan los tiempos para poder hacer todo aquello que desearíamos). Por ello me he animado a escribir esto, para recoger esa experiencia diversa y múltiple y así poderla compartir con quienes se animen a participar en algún paseo de Jane, quienes quieran organizar algún tipo de deriva participativa en su barrio o ciudad, o quienes tengan curiosidad por saber cómo hemos ido haciendo durante estos años y qué hemos aprendido de todo esto.

las asambleas

Si hay algo que caracteriza a ‘el paseo de Jane’ en Madrid, es su carácter asambleario. El organizar cada paseo en asambleas abiertas se fue mostrando como algo evidente y necesario paulatinamente. Tras la primera e improvisada convocatoria, en la segunda ocasión comenzamos un pequeño grupo de interesadas a ir tramando y trazando el paseo de ese año con más tiempo (desde finales de enero, mes que se ha convertido en la fecha de la primera de nuestras citas anuales). Además, se creó con un blog en el que subir información previa acerca de los itinerarios, los temas y lugares a tratar, permitiendo de este modo acceder a contenidos que durante los paseos es difícil mostrar debido al formato o la extensión. El blog funciona como una herramienta que refleja cómo se van decidiendo los itinerarios, los temas y los lugares, además de señalar a los colectivos que participan cada año. El grado de implicación es muy diverso: desde quien sigue cada asamblea y cada detalle de la organización, al paseante ocasional, pasando por quien colabora aportando su experiencia o su conocimiento, su saber hacer carteles o vídeos, o quien prefiere ir enredando a sus vecinas.

El pasar de un pequeño grupo que va buscando quiénes pueden contar algo acerca del territorio a transitar, a empezar a convocar asambleas abiertas en las que quienes hablarán en primera persona de su barrio, sus experiencias y/o reivindicaciones, sean quienes decidan los itinerarios y los asuntos a tratar, vino dictado por la intención de compartir el conocimiento entre iguales y tejer redes que fueran de interés para las propias vecinas. No se trata de aterrizar en un barrio con un grupo de expertos que expliquen lo sucedido, de realizar visitas o rutas en las que llevarse información urbanística que ir acumulando. Nunca olvidaré la asamblea con las vecinas de Cañada Real Galiana, tan desconfiadas ante la posibilidad de que ‘el paseo de Jane’ fuera un mero paseo turístico de las miserias a las que se les suele asociar.

Lo que buscamos es compartir ese conocimiento que cada una tenemos del barrio y de la ciudad en la que habitamos, las experiencias y situaciones vividas, ya sea a modo particular o por participar en algún colectivo, sin rechazar el conocimiento experto. Se persigue poner sobre la mesa toda esa diversidad de saberes, de miradas y de memorias, muchas veces desencajados, no coincidentes e incluso, quizá, contradictorios, para ir trazando las calles que recorremos entre todas. No es indiferente a todo esto la alta participación de mujeres que comparten experiencias propias en nuestros paseos (por el contrario, las voces expertas suelen ser mayoritariamente masculinas).

Durante las asambleas abiertas, se realizan labores de indagación y exploración del barrio en el que se paseará (previo al paseo en sí, se realizan asimismo asambleas caminadas). Se rastrea lo que está sucediendo y la historia del lugar. Esto hace que nuestra relación con el territorio se vaya transformando. Ya no se recorren del mismo modo las calles. La curiosidad se dispara. También se empieza a tejer red: se interpela a vecinas, se habla con colectivos, van apareciendo nuevos rostros en las asambleas guiados por el boca a boca. Ya no se mira igual a quienes comparten nuestros espacios cotidianos. Cualquiera puede conocer o vivir algo que merece ser compartido. Que las vecinas se apropien de la actividad es el mayor de los logros alcanzados.

Esta apropiación es quizá, en parte, algo que dificulta que se dé una continuidad en quienes participan de un año para otro. Esto, a su vez, hace que sea complicado transmitir la experiencia previa adquirida. No siempre son fáciles de conjugar la deseada horizontalidad y la autoridad que otorga el saber previo, una autoridad que llega a resultar en ocasiones una carga para quien recae. Pero por otro lado, potencia la variación, permite que cada paseo sea singular, que su carácter esté íntimamente vinculado al territorio y sus habitantes.

los paseos

Jane Jacobs es el motivo y la excusa que nos saca a la calle el primer fin de semana de mayo a un número cada vez mayor de paseantes (en la última convocatoria hemos participado en total más de 200 personas). Tomamos su llamada a observar para reivindicar una ciudad por y para quienes la habitamos, con el fin de encontrarnos, de poner cara, cuerpo y voz a las historias, conflictos y resistencias que se dan en nuestros barrios. Lavapiés, Latina, Malasaña, Carabanchel, Cañada Real Galiana, Vallekas, Tetuán, Arganzuela y Chamberí han sido los barrios y distritos paseados hasta ahora.

El itinerario a recorrer se fija previamente durante las asambleas y las derivas preparatorias (son tremendamente dispares en longitudes, trazados y tiempos). También se establecen las paradas en los lugares que se quieren señalar, para los que habrá alguien que relate el por qué de esa parada, alguien implicado o partícipe de lo que allí se cuente. Las voces son múltiples, como diversas las temáticas: urbanismo, movilizaciones vecinales, memoria histórica, vivienda, huertos urbanos, mercados de abastos, centros sociales, parques y jardines, centros culturales, plazas… Además, cualquiera puede tomar la palabra. Y no son pocas las sorpresas cuando esto sucede, cuando inesperadamente se encarna una situación, un conflicto, una memoria o una resistencia, cuando se cuenta en primera persona algo que desconocíamos pero que nos toca, nos afecta.

No hay un discurso único, sino un relato complejo tejido entre diferentes voces, complejo como las ciudades que habitamos y trazamos. Se encarna, se escucha y se visibiliza. Se señalan barreras y se abren puertas (¿qué vemos y qué dejamos de ver al atravesar una calle?¿y cuándo hablamos con una vecina?). Se evidencian conflictos y desacuerdos. No se trata de encontrar soluciones. Pero el poder escucharse, el mostrar las divergencias y el trazar las confrontaciones, pienso que es ya otro modo de hacer ciudad a pie de calle.

Durante los paseos se evidencia la alegría de compartir y recorrer tu barrio con vecinas y ajenas, de que la calle deje de ser un indiferente lugar de paso entre espacios privados para mostrarse como ese espacio público de encuentro que es aunque lo olvidemos, y de que los otros rostros y cuerpos con los que nos cruzamos cotidianamente cobren relieve y voz. Sucede así, con alegría, porque aunque muchos de los relatos lo son de pérdidas (como puedan ser desalojos, desahucios, despropósitos urbanísticos, procesos de gentrificación, privatizaciones de lo público, olvidos de la historia más reciente, destrucción del patrimonio, carencias de servicios públicos, de zonas verdes, de lugares donde encontrarse…), también se dan resistencias y emociona encontrar y recordar algunas victorias (desahucios paralizados, la cantidad inagotable de actividades, relaciones y afectos hechos posibles en los centros sociales, la lucha vecinal que logra viviendas dignas o impide una tala de árboles, la proliferación de huertos urbanos, el nuevo centro social…). Y porque así, paseando y narrando las calles que recorremos cotidianamente, se van tejiendo redes y se va trazando la ciudad en la que vivimos de manera compartida, a pie de calle.

susana

(1) El llamarse tan sólo ‘el paseo de Jane’, obviando lo de Madrid, se debe a que cuando nos ‘bautizamos’ no se hacían otros paseos dentro de la iniciativa del Jane’s Walk dentro del estado español. Con el transcurso de los años, los paseos de Jane han proliferado (este año se han realizado en 19 ciudades españolas), y puede resultar un tanto soberbio este error de cálculo.

Un Comentario

  1. me gustaría saber si ya se ha celebrado el paseo de jane en madrid, veo que hay recorridos a nivel distrito pero no sé habrá, y ya ha habido uno que vaya por el extraradio

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: